Tres versiones de una misma canción

martes, 10 de marzo de 2009

0 comentarios  





Calabazas en el trastero

0 comentarios  


La asociación cultural la Bliblioteca Fosca prentará su primer número de Calabazas en el Trastero el próximo viernes 13 de marzo a partir de las 20:00 en el bar Maeloc de Valladolid.
Los relatos de la publicación son:

...y evitar los malos pensamientos (Manuel Mije)
Certificado de defunción (Manuel Osuna)
Cosecha de huesos (José María Tamparillas)
De cómo el señor alcalde acude al debate nocturno de Budd (Juan de Dios Garduño)
El cruce de la música (Francisco Jesús Franco Díaz)
El tratado de Michael Ranft (Miguel Puente Molins)
Es mi trabajo (Sergio Mars)
La procesión de las plañideras (Jorge Mulero)
Moroaica (Juan José Hidalgo Díaz)
No somos nada (Laura Luna)
Todo es empezar (Pedro Escudero Zumel)
Una tumba vacía (Juan Ángel Laguna Edroso)
Y llorarán por ti (José Ignacio Becerril Polo)
¡Espero veros allí a todos!

La Ciudad de los Insectos

martes, 5 de agosto de 2008

4 comentarios  

La Ciudad de los Insectos alcanza casi el millón y medio de individuos, aunque no todos poseen una mentalidad independiente, sino que algunos pertenecen a una mente común. Es una ciudad subterránea, húmeda, cálida en algunas partes y fría en otras. No hay lugar para una gran paleta de colores sólo es oscura, de colores tierra, ocres y cenicientos que la dan un aspecto más siniestro y deprimente para los que la ven desde fuera pero a sus pobladores no parece importarles. Luego estaban los olores, ¡qué olores!, húmedos, alcalinos, empalagosos, ácidos… pero sobre todo olor a muerte, la muerte que tanto excita a sus ciudadanos.

Aquel día muchos se había reunido cerca del extremo sur de la Ciudad de los Insectos. Querían formar parte de uno de los numerosos festines que se celebraban aquel día. Los insectos esperaban su turno para alimentarse. Debían darse prisa antes de que llegaran otros seres más grandes, cubiertos de pelo y con enormes fauces.

-Un nuevo cuerpo apagado llegó hace poco a nuestro dominios – anunció Escarabajo Enterrador a la muchedumbre allí congregada – Ya sabéis cual son las normas, todo es para todos y nada se desperdicia.

Una vez dicho esto, el resto de insectos empezó a acicalarse para el banquete. Limpiaban sus antenas, sus patas y afilaban sus dientes. Todavía tenían que esperar, las termitas trabajaban constantemente para abrir una senda de entrada. Los comentarios se sucedían entre los presentes sobre que partes eran más deliciosas:

-A mi me da igual, como de todo – dijo Cucaracha

-Pues si te da igual déjanos las vísceras, son más nutritivas y a nosotros nos viene mejor para esperar a nuestra metamorfosis.

-Si quieres las vísceras tendrás que llegar antes que yo, gusano – replicó de forma vehemente Araña con su voz rechinante.

-¡No somos un gusanos! Ya lo sabéis. Somos Cresas y cuando crezcamos seremos hermosas moscas.

-Si, estupendas moscas. Cuando seas mayor te invitaré a comer a mi casa – Araña guiñó tres de sus ojos mientras exhibía una sonrisa socarrona.

-Basta ya Araña. – advirtió con su voz solemne Escarabajo Enterrador. Su función era que el banquete saliera bien y no toleraría ningún enfrentamiento. – Hay comida de sobra para todos.

La Cresa tragó mucosidad y retrocedió instintivamente. Durante unos momentos se hizo el silencio y nadie se atrevió a hablar. Ahora eran carroñeros pero mañana podían ser el plato fuerte del menú. En ese momento oyeron llegar a toda una tropa de hormigas, en perfecta formación. Una de ellas se acercó a Escarabajo Enterrador y pronuncio de corrido su típico discurso:

-Se presenta Hormiga Obrera 25150, de la tercera compañía de exploradoras. Traigo conmigo a quinientas miembras de la colmena AZF47 listas para cortar, desmembrar y triturar.

Y dicho esto se pusieron a la cola de la procesión de insectos.

-¿Queréis escuchar algo aterrador? – preguntó Araña para hacer tiempo.

-Haber que nueva tontería se te ha ocurrido ahora – dijo Lombriz un tono tan pausado y monótono como sus movimientos.

Lombriz era de las pocas criaturas de la Ciudad de los Insectos que se atrevía a cuestionar a Araña. Según se contaba las arañas tenían alguna aprensión con respecto a las lombrices. Ni siquiera se atrevían a tocarlas y mucho menos a hincar sus dientes en su sucia piel viscosa. Tal vez era porque se comían las sobras de las sobras y por eso su sabor y su tacto eran algo repulsivo.

-Esta bien, os lo contaré, pero no es una tontería. Esta historia me la contó una vieja, pero que muy vieja araña. Me dijo que una vez muerta no padeces dolor alguno pero si sientes lo que sucede a tu alrededor. Estas como atrapada en un cascarón de donde no puedes salir. Notas como otros te van devorando de dentro a fuera y de fuera a dentro sin poder hacer nada para evitarlo.

-¡Eso es sólo un cuento, no nos asustas Araña! – gritó una voz al fondo, pero no se mostró.

-Se bien lo que digo, es como soñar despierta, inmóvil, con ganas de gritar pero sin nadie que te escuche y lo más horroroso de todo es…

En ese instante un resquicio de madera desapareció y en su lugar se asomó la gran cabeza de una termita. Estas ya habían trazado un sendero hacia el interior pero nadie de los allí presentes dio un paso para adentrarse en la abertura. Se acercó a Escarabajo Enterrador y le susurró algo. Este elevó la voz y anunció:

-¡Es una hembra! ¡Una cría humana!

El revuelo se extendió a la velocidad de la luz. A todos les atraía una carne sabrosa y jugosa, más tierna que a la que estaban acostumbrados. Araña fue la primera en llegar y por tanto suyo era el derecho de dar el primer mordisco. Una vez dentro de se detuvo para dedicar unas palabras a la víctima:

- Sentirás o no, pero bienvenida a la Ciudad de los Insectos, niña.

Juramento de la Guardia de la Noche

martes, 3 de junio de 2008

3 comentarios  

Escuchad mis palabras,
sed testigos de mi juramento ...

La noche se avecina,
ahora empieza mi guardia.

No terminará hasta el día de mi muerte.
No tomaré esposa,
no poseeré tierras,
no engendraré hijos.

No llevaré corona,
no alcanzaré la gloria.

Viviré y moriré en mi puesto.
Soy la espada en la oscuridad.
Soy el vigilante del Muro.
Soy el fuego que arde contra el frío,
la luz que trae el amanecer,

el cuerno que despierta a los durmientes,
el escudo que defiende los reinos de los hombres.
Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche,
durante esta noche
y todas las que estén por venir.

lunes, 2 de junio de 2008

1 comentarios  

¡¡Por fin!! Ya conocemos la portada del juego de rol de Cancion de Hielo y Fuego. La editorial Green Ronin se comprometió el año pasado a convertir la saga de G.R.R. Martin en un RPG. Para agosto se espera que salga este primer libro y hay otros dos más que verán la luz antes de finales de 2008. Pero claro estas fechas responden a la publicación en inglés, falta por saber que editorial nos traera traducido el juego, si es que lo traen. Como curiosidad, Green Ronin ofrece la posibilidad de bajarte los manueales del juego en .pdf por un precio más bajo que las ediciones impresas.

"El miedo hiere más que las espadas"
Syrio Forel

Star Wars: The Clone Wars

domingo, 27 de abril de 2008

0 comentarios  

Para los que nos gusto la serie animada de las Guerras Clon, ahora el tito Lucas vuelve a sacar una peli de animación en 3D que dará paso a una serie nueva de Star Wars. En EE.UU. tendrán que esperar hasta agosto, nosotros algo más. La gallina de los huevos de oro sigue produciendo más polluelos. Aqui os dejo el trailer que tiene buena pinta:

El Club del Suricato

miércoles, 23 de abril de 2008

0 comentarios  

Hace unos días se puso en marcha el Meerkat Club. ¿Qué es el Meerkat Club? Ni yo mismo os lo podría explicar. Entrad y descubrirlo vosotros mismos ;)
Y no olvidéis sus reglas:

1.- La primera regla del Club del Suricato es: NADIE puede hablar del Club del Suricato.

2.- La segunda regla del Club del Suricato es: NADIE puede hablar del Club del Suricato.

3.- La tercera regla del Club del Suricato es: si sabes algo, cuéntalo.

4.- La cuarta regla del Club del Suricato es: si eres nuevo, te toca escribir.